La Camelia es una planta originaria de la India, China y Japón. Es perfecta para un jardín frondoso y sombrío, o bien, un invernadero frío en donde se encuentre protegida del sol de la mañana.

Quizás también te pueda interesar: Narciso, ¿cuál es su significado y cuidados?

Esta hermosa planta florece, principalmente, a finales del invierno e inicios de la primavera; y lo hace en forma doble, semi doble y simple. Los colores suelen ir desde el rojo hasta el blanco, pasando por el rosa. Se trata de una planta fácil de cultivar si le proporcionas un sitio con tierra sin cal y enriquecida con mantillo.

Cuidados de la Camelia en primavera y verano

Planta tu Camelia a principios de verano, haciendo uso de una mezcla de dos medidas de turba, cuatro de tierra sin cal y una de arena gruesa. Coloca la planta pequeña en una maceta de 25 cm de diámetro con una capa de 5 cm de material de drenaje en la base; éste ayudará a mantener una vara de apoyo en los dos o tres primeros años.

En los siguientes años, trasplántala a una maceta más grande, cuando las raíces hayan cubierto la antigua; hasta llegar a una medida de 45 cm de diámetro. Cuando tu Camelia haya llenado este tamaño, retira la capa superior de compost cuando inicie el verano y reemplázalo por una mezcla elaborada con tierra negra y estiércol.

Ten mucho cuidado de no dañar las raíces al retirar el compost. Para ayudar a que se desarrollen brotes nuevos, abona tu planta con fertilizante líquido, regando el compost cada tres semanas durante el verano.

Cuando la Camelia se encuentre florecida no dejes que el compost se seque y a medida que las flores se marchiten, retíralas torciéndolas hacia ambos lados.

Cuidados de la Camelia en otoño e invierno

Te recomendamos leer: Gladiolo, una flor extremadamente bella

Protege tu Camelia durante el primer año del frío con una lona, colocada en el lado desde donde viene el viento, asegurándola con un par de varillas. Si durante el invierno, el compost se tornara demasiado húmedo, cúbrelo con una bolsa de polietileno, pero, recuerda que debes retirar la lámina y empezar a regarla de nuevo antes de que los botones florales empiecen a abrirse.

Si deseas un ambiente colorido en tu hogar, adquiere Camelias y flores en la floristería Lysa Flores.