Conoce los cuidados del Aster, una flor hermosa ideal para ramos

El Aster es un género que comprende aproximadamente 200 especies, todas ellas originarias del hemisferio boreal. Pueden distinguirse tres grandes divisiones y de acuerdo la época de floración: Aster de primavera, Aster de verano y Aster de otoño. Se trata de una planta vivaz con hojas alternas, enteras, simples o dentadas, cuyas flores son capítulos que pueden aparecer dispuestas en corimbos o panículos o solitarias.

Aster

Quizás también te pueda interesar: ¿Qué significan las margaritas?

El centro de la flor será siempre amarillo en mayor o menor tono y las lígulas suelen variar de color desde el blanco al violeta, pasando por los rojos, rosas y azules. El tamaño del Aster oscila entre los 20 y los 150 cm de altura, según la especie. Esta planta, es muy agradecida, dado que con pocos cuidados da flores durante gran parte del verano y del otoño que se utilizan tanto en jardinería como para flor cortada.

Cuidados del Aster

Todos los componentes del Aster se adaptan fácilmente a cualquier tipo de tierra de jardín; y más, si tienes la precaución de agregar estiércol antes de la plantación. El cultivo debe realizarse en un sitio soleado. Es una planta perenne, rústica, aunque no tolera el exceso de agua, salvo en el momento de máxima floración.

No es preciso trasplantarla de maceta, y a medida que las hojas y las flores se marchiten, tendrás que podarlas. Cuando lleguen los primeros fríos, corta toda la planta a ras de suelo y si el invierno es bastante riguroso, protege las raíces con ramas.

Propagación del Aster

El sistema más simple y eficaz es la división de mata, operación que puede llevarse a cabo en otoño o en primavera. La reproducción por semillas tiene que efectuarse en primavera o verano, de acuerdo la zona climática y el aire libre.

Te recomendamos leer: ¿Dónde surgió la costumbre de deshojar margaritas?

Cuando las plántulas hayan alcanzado el tamaño preciso para poder ser manipuladas sin riesgo, se trasplanta al lugar de asiento. Esta operación se puede hacer en otoño o en primavera. Si quieres obtener un gran número de plantas, puedes sembrar en primavera todos los retoños que vayan surgiendo.