El Ranúnculo es un género amplio y variado que se encuentra formado por más de 400 especies, entre las que se incluyen plantas herbáceas, alpinos y acuáticos. El Ranunculus, también conocido como Botón de oro, pertenece a la familia de las Ranunculáceas y son las primeras en florecer en primavera, alegrando los setos antes de que finalice el invierno.

Quizás también te puede interesar: Beneficios de tener flores en casa

Han sido plantas de jardín sumamente populares durante mucho tiempo, y muchas de ellas pueden ser cultivadas en macetas. Sus flores pueden presentarse en color amarillo brillante, rojo, naranja, etcétera y, por lo general, poseen forma de copa. Surgen en primavera o verano, proporcionando una hermosa decoración en macetones, macetas, jardineras y ventanas. Dichas flores, también son excelentes para cortar y confeccionar ramos duraderos.

Cuidados de Ranúnculo en primavera y verano

Planta tu Ranúnculo en primavera, colocando tres en cada maceta de 15 cm de diámetro y usa un buen compost con un puñado de arena gruesa para que la mezcla sea un poco más porosa.

La especie más conocida es la Ranunculus asiaticus, la cual cuenta con raíces tuberosas y debe plantarse a 5 cm de profundidad; sumerge el tubérculo en agua durante un par de horas antes de plantarlo y enriquece el compost con estiércol o mantillo de hojas, y cúbrelo anualmente con estiércol y paja.

Los Ranunculus precisan un trasplante cada dos o tres años y se darán muy bien en un sitio soleado, aunque algunas especies suelen prosperar en la semisombra. Riega las plantas abundantemente cuando se encuentren creciendo y en período de floración; después, disminuye la cantidad de agua gradualmente y agrega un fertilizante líquido al agua cada dos o tres semanas desde que comiencen a aparecer los pimpollos hasta que finalice la temporada de floración.

Cuando termine el verano, corta las cabezuelas de las flores muertas y las plantas a nivel del suelo.

Cuidados del Ranunculus en otoño e invierno

El Botón de oro es una planta resistente y requiere realmente de pocos cuidados durante el invierno, salvo el Ranunculus asiaticus que, si bien puede soportar un invierno no muy severo, se aconseja extraer los tubérculos en otoño, después de que todo el follaje se haya marchitado. Sécalos al sol y almacénalos en un lugar seco y resguardado de las heladas hasta la próxima primavera.

Te recomendamos leer: Una Azalea proporcionará una verdadera explosión de color en invierno

¿Qué te ha parecido esta información sobre el Ranúnculo? Déjanos tu comentario y recuerda en la floristería Lysa Flores podrás adquirir bellas y perfumadas flores y plantas.