¡Solicita un envío de rosas en Lysa Flores para Sant Jordi!

Cada año, al llegar el 23 de abril se celebra Sant Jordi y miles de rosas y libros logran venderse en los puestos de las plazas de Barcelona, islas Baleares, Albacete, Cataluña, Cáceres, Aragón, Alcoy, etcétera. Y es que se trata de un día festivo, aunque es laborable. Las mujeres esperan recibir una hermosa rosa roja, mientras que los hombres, un libro.

Esta celebración es perfecta para celebrar el amor, pues el 23 de abril se rinde homenaje a Sant Jordi o San Jorge, patrono de Cataluña. Pero, ¿cuál es el origen de esta tradición? ¿Por qué debemos regalar rosas y libros en San Jordi?

Quizás también te pueda interesar: ¿Por qué regalar un ramo de rosas rojas?

Origen de Sant Jordi

Diversas son las historias alrededor de este personaje. No obstante, los libros de historia nos hablan de un militar romano llamado Jorge, nacido en Capadocia en el siglo III, lo que sería actualmente Turquía. Luego de recibir la orden de César de ir tras los cristianos, Jorge se negó y, por ello, fue apresado, torturado y decapitado el 23 de abril del 303.

Con el paso del tiempo fue declarado mártir y, luego, Santo. Al pasar los años esta historia cogió fama y se trasladó de generación a generación. Sin embargo, quizás sea en esta historia donde más fama adquirió no solo el santo sino también la festividad, dado que hay constancia de que se festeja desde el siglo XV.

En el año 1667, el papa Clemente IX, aprobó que se celebrara el 23 de abril. Además de estas historias, existe una leyenda de San Jordi y el dragón, totalmente arraigada en Cataluña. Las calles de Cataluña y de Barcelona, se llenan de rosas y libros. Pero, ¿por qué?

¿Por qué regalar una rosa a Sant Jordi?

El origen del porqué se obsequia una rosa a una mujer es incierto, pero algunos escritos constan de que en el siglo XV existía una feria de rosas por Sant Jordi. En los tiempos de la Diputación del General en Cataluña, solía celebrarse una misa en la capilla del palacio de la Generalitat de Cataluña a la que acudían políticos, religiosos, miembros de la nobleza, etcétera. A las mujeres se las agasajaba con una rosa, como referencia a la feria que se celebraba en ese momento.

En Cataluña, la fiesta de Sant Jordi se encuentra relacionada con el día de los enamorados, dado que antiguamente en el Empordà, un 23 de abril, los mozos en edad de casarse tenían derecho a entrar en la casa de la joven a la que pretendían o amaban y sacarla a la calle, aunque esté dormida o en camisón. Lógicamente, las mujeres del lugar se maquillaban y arreglaban esperando la visita del mozo que querían.

¡Solicita un envío de rosas a domicilio y sorprende a tu amada el 23 de abril!