La Santolina también conocida como Abrótano hembra, manzanilla de Mahón, boja, ontina de cabezuelas o cipresilla es un pequeño género en el cual se pueden encontrar únicamente ocho especies distintas de plantas perennes, herbáceas y siempre verdes. Se trata de un arbusto que presenta hojas finas, alternas y dentadas. Son plantas rústicas y resistentes que suelen adaptarse a suelos normales, siempre y cuando, sean permeables.

Santolina

Quizás también te pueda interesar: Razones por las que deberías tener una Dracaena en tu hogar

Su floración tiene lugar en verano o a finales de la primavera y es de color amarillo. Las flores surgen sobre largos pedúnculos solitarios y en capítulos terminales. Algunas especies o variedades pueden presentar flores blancas.

Si bien la Santolina se emplea básicamente para formar setos pequeños, de una altura que no supera los 50 cm de altura, pueden incluso recortarse y hasta utilizarse para combatir las polillas de los armarios. Además, cuenta con propiedades medicinales.

Cuidados culturales de la Santolina

En zonas de clima templado, la Santolina es una planta rústica que no presenta ningún tipo de dificultad en lo que a su cultivo se refiere. Precisa una tierra normal de jardín para su perfecto desarrollo, que sin embargo, tendrá que ser permeable, dado que de lo contrario podrá sufrir mucho por podredumbre de raíces.

Admite solamente una situación o emplazamiento a pleno sol y, si se utiliza para la formación de pequeños setos, la distancia ideal de plantación sitúa entre los 30-35 cm de separación entre cada pie. Para mantener una planta joven y bien formada, habrá que efectuar una poda bastante enérgica cada dos o tres años en abril, o bien, pasada la floración.

Propagación de la Santolina

La reproducción de este arbusto decorativo es fácil y sencilla, siendo el mejor método el de esquejes. Esta operación debe llevarse a cabo durante los meses de verano-otoño, haciendo uso de los brotes laterales semileñosos. Los esquejes tendrán una longitud de entre 5-8 cm. No es precisa en este caso la utilización de hormonas de enraizamiento.

Los esquejes deberán introducirse en bandejas de reproducción con una mezcla a partes iguales de turba y arena. Tampoco es necesaria la calefacción, dado que una temperatura de 18 °C emitirá raíces. En la siguiente primavera, los esquejes enraizados tendrán que trasplantarse en macetas y ahí podrán permanecer hasta inicios del otoño, momento en el que puede ser plantado en el sitio definitivo.

Te recomendamos leer: Cuidados y propagación de la Malva real (Althaea)

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Santolina o Abrótano hembra? Deja tus comentarios y adquiere Plantas en la floristería Lysa flores.

Imagen cortesía de Herbolario Allium, todos los derechos reservados.