Triple Amor

Valorado en 3.86 de 5
25,95

Tierno Amor

Valorado en 4.00 de 5
29,95

Rosa Eterna Deluxe

25,95

Ramo Blanco y Rojo

Valorado en 5.00 de 5
21,95

Ramo 6 Rosas Rojas

Valorado en 4.21 de 5
24,95

Ramo 6 Rosas Blancas

Valorado en 4.80 de 5
27,95 24,95

Ramo 3 Rosas Rojas

Valorado en 5.00 de 5
25,95 19,95

Ramo 12 Rosas Rojas

Valorado en 4.55 de 5
34,95

Ramo 12 Rosas Blancas

Valorado en 5.00 de 5
34,95 31,95

Pack Nacimiento Niño

Valorado en 3.67 de 5
39,95

Pack Nacimiento Niña

Valorado en 3.57 de 5
39,95

Lilium con 6 Rosas

Valorado en 3.86 de 5
29,95

Dulce Amor

Valorado en 4.21 de 5
29,95

Corazón de 25 Rosas

89,95

Cesta 24 Rosas Rojas

Valorado en 4.50 de 5
74,95

Amor Completo

Valorado en 4.40 de 5
35,95

6 Rosas y Alstroemeria

Valorado en 3.91 de 5
32,95

12 Rosas Combinadas

34,95

 

Recién en el último siglo se desarrolló la costumbre de enviar rosas como forma de saludo o mensaje romántico. Tanto el significado como el uso que le damos hoy difiere bastante del que le asignaban nuestros antepasados; y, como podrás leer a continuación, la historia de esta flor es tan interesante como su belleza. Nos dice mucho de la naturaleza humana y de las pasiones que despertaba y aún despierta tanto en la persona que la recibe como en quien tiene el gesto de regalarlas.

Sabemos que ya se cultivaban en el este asiático hace 5000 años. El genoma de las especies que cultivamos en la actualidad tiene su origen en China milenaria. En la era de los Césares romanos, se usaban con fines medicinales y en Roma proliferaban los rosedales concebidos como paseo público.

En el siglo XVII, las rosas desataron tal euforia entre las casas reales, que las flores se consideraban una especie de moneda de curso legal; algo similar a lo que ocurrió con los bulbos de tulipanes en lo que ahora son los Países Bajos.

Hoy, enviar un ramo de rosas sigue siendo un gesto cargado de emotividad y simbolismo. La persona que recibe un ramo de rosas rojas o un ramo de flores a domicilio sabe que quien lo envió la considera alguien muy especial.