Home Flores a domicilio Significado de la flor Lisianthus o Eustoma

Significado de la flor Lisianthus o Eustoma

lisianthus

La flor Lisianthus es muy similar a las rosas y a las peonias, y se caracteriza por tener un conjunto de pétalos abultado, denominado también corola, lo que las hace sumamente atractivas y llamativas para decorar, por ejemplo, una boda.

Quizás también te pueda interesar: ¿Por qué regalar un ramo de rosas rojas?

Esta planta hermosa pertenece a la familia de las Gencianáceas y se la conoce también como Eustoma. El Lisianthus proviene del norte de México y del sur de Estados Unidos, aunque llegó al continente europeo a través de Japón en el año 1930. Eustoma quiere decir cara bonita, mientras que Lisianthus alude a las propiedades ácidas y curativas de la flor.

Podríamos decir que la flor Lisianthus posee la elegancia de las rosas, una estructura parecida a la anémona, la delicadeza de la peonía y un maravilloso aroma. Es una flor estival y su periodo de máximo esplendor es durante el verano, aunque en el interior de la casa se puede conservar durante todo el año ubicándola en un sitio iluminado.

¿Qué significa la flor Lisianthus?

La flor Lisianthus significa el amor y el deseo que la persona que realiza el envío de flores a domicilio siente. Además, deja en claro que quiere comprometerse con quien la recibe. La Eustoma es muy común de encontrarla en la decoración de bodas y ramos de novia.

Sus colores más habituales son el rosa, el blanco y el púrpura. Debido a la gran cantidad de capullos que vienen en un mismo tallo, esta flor permite diversas opciones de arreglo: tallos cortos o largos, capullos flotando en un recipiente con agua, manojos abigarrados, o bien, en combinación con otras hermosas flores.

El Lisianthus es difícil encontrar en la floristería, pero en Lysa Flores, eso no ocurre, pues puedes pedir un ramo de Eustomas, o bien, adquirir un ramo de flores multicolor compuesto por margaritas, rosas, Lisianthus y verdes variados.

El color rosa es indicado para obsequiarle a mujeres adultas y jóvenes con una dosis elevada de sensibilidad; el blanco, aporta dulzura y tranquilidad; el amarillo, simboliza la creatividad y el violeta, la extravagancia.

Te recomendamos leer: Qué sería del mundo sin flores

Si vas a regalar Lisianthus, recuerda aconsejarle a quien lo reciba que recorte un poco los tallos cada tres días en un cuenco con agua, dado que continúa creciendo, y sus tallos pueden doblarse por el peso de las flores.