felicia

La Felicia es una planta arbustiva o subarbustiva, perenne, anual, que se cultiva en su país de origen, Sudáfrica. Muy pocas veces logra exceder los 45 cm de altura y, por ello, es ideal para colocar en una maceta o alféizar de una ventana, como así también, para crear ramos o decorar floreros. En verano y otoño, desarrolla flores azul-lila de aproximadamente 2,5 cm de diámetro, cuyo centro es de color amarillo.

Quizás también te pueda interesar: Conoce el uso culinario de la flor de la Caléndula

Cuidados de la Felicia en primavera y verano

Planta la Felicia en primavera, haciendo uso de un compost normal, o bien, puedes preparar la mezcla tu misma en casa con una medida de mantillo, dos medidas de tierra negra, una medida de arena y otra medida de turba. Una maceta de 15 cm de diámetro te será útil para las especies más grandes, mientras que una de 10 cm será ideal para las especies más pequeñas.

Corta los brotes nuevos, de 1 a 2 cm en las plantas que has cambiado de lugar durante la época de plantación y retira todos los brotes helados. Despunta las plantas de la Felicia luego de la primera floración y si tienes muchas plantas, puedes utilizar una tijera afilada, pero ten cuidado de no dañar ni cortar las hojas, porque perjudicarías su aspecto.

La Felicia ama el sol y, por ello, tendrás que proporcionarle un sitio soleado pero protegido. Durante este periodo, riega la planta abundantemente, sin saturarla; es fundamental que mantenga las raíces húmedas en verano, aunque no tienes que permitir jamás que queden encharcadas. Durante la época de floración, abónalas cada tres semanas con un fertilizante líquido débil añadido al agua, usando la mitad de la cantidad aconsejada en la etiqueta.

felicia1

Cuidados de la Felicia en otoño e invierno

La Felicia no es muy resistente a las heladas, por lo que deberás brindarle un cuidado especial si la quieres mantener con vida hasta el año próximo. Si tienes un invernadero o un cobertizo, no tendrás que temer. De no ser así, pon tu ejemplar en un sitio en el cual reciba el máximo de protección ante el viento frío y pueda a su vez disfrutar del calor del sol invernal con seguridad. En los días no tan fríos, riega la planta un poco para que las raíces no queden del todo secas.

Te recomendamos leer: Cuidados culturales, propagación y significado de la Centaurea, Aciano o Azulejo

Si te ha gustado este post, visita nuestros recomendados y échale un vistazo a la floristería LysaFlores para ver nuestras flores y plantas disponibles. 🙂