La flor de loto siempre fue símbolo de muchas culturas, dado que los egipcios creían que de ella emergían dioses de su mitología como, por ejemplo, el dios del sol denominado Ra. Esto tenía que ver con el hecho de que la flor de loto aparecía y desaparecía con el sol, es decir, que durante el día se encontraba abierta y cuando llegaba la noche se cerraba. También de ella emergía el Dios de los aromas llamado Nefertum.

Quizás también te pueda interesar: Características de los claveles, significado y mucho más…

En la mitología griega se decía que una diosa había huido hacia el bosque sumamente atemorizada y al llegar a un lugar llamado loto, se hundió.

La diosa, luchó durante muchos años para salir de allí y cuando lo hizo se convirtió en una flor de loto. Es por esta razón, que se relaciona a la flor con la triunfante lucha por los griegos.

Por su parte, en la India, la flor de loto se encuentra asociada con la divinidad, el conocimiento, la fertilidad y la riqueza. Actualmente es un símbolo nacional y está relacionada con la diosa de la abundancia Maha Lakshmi. Esta diosa simboliza la prosperidad, la generosidad y la pureza.

Para los budistas, la flor de loto es uno de los símbolos más antiguos, pues sirve como trono de buda, es decir, que representa su nacimiento.

En China, durante la dinastía Sung, los pies de las niñas de entre 4 y 9 años eran vendados para que quedaran mucho más pequeños. A esto se los conocía como “los pies de loto dorados”, dado que al caminar se balanceaban como la flor de loto cuando el aire la mueve.

Leyenda de la flor de loto de la selva de Yucatán

Esta es una de las historias de la flor de loto más bonitas, pues se dice que en la selva de Yucatán existía un reino cuyo príncipe estaba completamente enamorado de la hija del guardián llamada Nicté-Há, que quiere decir flor de loto.

Un día el guardián se opuso a que su hija se casara con el príncipe y convocó a los señores que decidieron que la joven debía morir para que eso no sucedieda. El bufón de la corte lo oyó todo y fue corriendo a contárselo el príncipe, quien de inmediato le ordenó a un noble guerrero ir a buscar a Nicté-Há y llevarla al palacio.

El noble fue a buscar a la jovencita, pero murió asesinado. El bufón que venía detrás tuvo que regresar al palacio a contárselo al príncipe, quien decidió ir a buscar a su amada a las aguas del Cenote Sagrado.

Allí se encontraron, pero la felicidad no duró mucho tiempo, ya que una flecha hirió de muerte a Nicté-Há, cayendo a las aguas. El príncipe no podía más de tristeza y cayó agonizante, con el corazón hecho pedazos.

Los dioses enviaron al señor de las aguas y el señor de los pájaros a convertir el cuerpo de la doncella en una flor de loto y el corazón del príncipe en un pájaro cardenal para que cantara sobre los cálices abiertos de la flor todos los amaneceres.

Te recomendamos: Envío de flores a domicilio en España

¿Te han gustado estas leyendas de la flor de loto? Deja tu comentario.