La Retama produce largos tallos de flores amarillas ideales para confeccionar ramos

Este género, tan importante y extendido en España, cuenta con tan solo una especie conocida como Retama junceum o Spartium junceum. Se trata de un arbusto de tamaño medio que puede llegar a alcanzar hasta los 3 m de alto. Sus hojas son caducas aunque escasas y raras, por lo que suele considerarse frecuentemente como perenne.

Retama

Quizás también te pueda interesar: Sansevieria, una planta de interior fuerte y resistente

La Retama se encuentra formada por un tronco principal de color marrón en el que surgen los tallos secundarios, similares a juncos, por ser de color verde y redondeado; sobre ellos existen unas hojas pequeñas e insignificantes que pasan desapercibidas. Es un arbusto rústico y resistente, que se da muy bien en toda la zona mediterránea.

Se emplea para dar color a grandes taludes y zonas de difícil acceso. También se usa en la formación de grupos arbustivos y para confeccionar ramos y arreglos florales. En muchas ocasiones, el género se suele confundir con los géneros afines y similares como el Genista y el Cytisus.

Cuidados de la Retama

La Retama es fácil y sencilla de cultivar por su gran rusticidad, pues puede llegar a tolerar situaciones extremas, y vegeta y florece en zonas áridas y secas, y en suelos pedregosos y calizos. En suelos húmedos o que retengan la humedad, no vegeta adecuadamente y suele adoptar un aspecto de arbusto con una floración escasa o nula. También un emplazamiento en la semisombra o en la sombra total puede darle ese aspecto poco saludable.

Por tal motivo, para su correcto desarrollo y floración requiere un emplazamiento soleado y en cuanto a la poda, se disminuye simplemente al cortar los tallos del año anterior hasta una altura de 5 cm del tallo principal o leño viejo y a la supresión de todos los tallos florecidos.

Propagación

El único método de propagación recomendado es la siembra de semillas, que se encuentra en el interior de una legumbre y son duras. La siembra debe llevarse a cabo en primavera, en invernadero frío.

Las semillas se introducen en bandejas o en terrinas con arena y cuando las plántulas posean el tamaño adecuado para ser manipuladas, deberás trasplantarlas a macetas de 10 cm de diámetro, haciendo uso una mezcla de turba, mantillo y arena a partes iguales. La plantación en el sitio definitivo se lleva a cabo en las primeras semanas del otoño.

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Retama? Deja tus comentarios y entra a la categoría Plantas para saber cuáles tenemos disponibles.