La Rudbeckia es un género importante de plantas de flor que se encuentra compuesto por aproximadamente 30 especies distintas de plantas anuales y vivaces, todas ellas originarias de Norteamérica. Se trata de una planta popular que se usa para decoración floral desde mediados del verano hasta entrado el otoño. Su flor cortada posee una larga duración y es muy apreciada para la confección de ramos y arreglos florales.

Rudbeckia

Quizás también te pueda interesar: Gardenia, una planta que lo tiene todo

Actualmente hay flores dobles de color amarillo y anaranjado, las cuales se presentan en capítulos solitarios, o bien, reunidos al final de un largo pedúnculo floral. Son plantas agradecidas que no precisan cuidados excesivos para florecer durante un largo tiempo y cuentan con una belleza excepcional. Además, se adaptan a cualquier tipo de tierra de jardín y son incluso resistentes a los fríos invernales.

Cuidados de la Rudbeckia

La Rudbeckia es una planta rústica y resistente, que de acuerdo la especie puede acomodarse tanto al exceso de agua como a su ausencia. En cuanto al emplazamiento, como toda planta de flor, prefiere la exposición soleada. Si decides plantarla en tu jardín, es preferible hacerlo en otoño o al iniciar la primavera si se trata de las especies vivaces; las tratadas como anuales deben plantarse lo largo de la primavera.

La supresión de los tallos florales ya secos es una operación aconsejable para favorecer una segunda floración. A finales del otoño, será conveniente recortar toda la planta y dejarla a ras del suelo.

Propagación de la Rudbeckia

Rudbeckia

Las especies vivaces pueden reproducirse con gran facilidad a través de la división de la mata existente en primavera u otoño, y las plantas obtenidas podrán ser plantadas directamente en el terreno definitivo.

En el caso de las especies tratadas como anuales o bianuales, estas deben multiplicarse mediante la siembra, la cual tiene lugar tanto en los meses de primavera como en el otoño, en cama fría, es decir sin necesidad de calefacción.

Una vez que alcanzan el tamaño preciso para poder ser manipuladas, trasplanta a macetas y de allí pasarán directamente al sitio de asiento.

Te recomendamos leer: Plantas protectoras del hogar ¡Conócelas!

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados y propagación de la Rudbeckia? Deja tus comentarios.